Seguro que últimamente has oído hablar ( y quizás más de lo que te gustaría) de la listeriosis, y es probable que si estás embarazada o lactando a tu bebé te hayas asustado.

Así que, arrojemos un poco de luz a este tema:

  • La listeriosis en una enfermedad causada por Listeria monocytogenes, una bacteria capaz de sobrevivir en condiciones extremas de temperatura, pH y salinidad.
  • Los grupos de riesgo para padecer esta enfermedad son las embarazadas, los recién nacidos, las personas ancianas y las inmunodeprimidas. En estos grupos, el padecimiento de la enfermedad podría agravarse y suponer un serio problema, excepto en el caso de las embarazadas, en las que el problema estaría en la susceptibilidad a coger la enfermedad por su situación inmunológica comprometida y en el riesgo que supondría para el feto y/o el recién nacido.
  • La vía de entrada principal es la oral, consumiendo productos contaminados por dicha bacteria. 
  • Las medidas recomendadas para la prevención son: 

• El refrigerador debe estar a ≤4 oC y el congelador a –18 oC.

• Refrigerar o congelar alimentos perecederos. Desechar los alimentos que queden fuera de la nevera durante más de 2 horas. Cuando las temperaturas sean superiores a 32 oC, desechar los alimentos después de 1 hora.

• Utilizar los alimentos perecederos lo antes posible.

• Limpiar el refrigerador periódicamente con agua caliente y detergente.

• Verificar las fechas de caducidad cada semana.

• Cocinar bien la carne cruda.

• Lavar las verduras crudas antes de su consumo.

• Separar las carnes crudas de las verduras, alimentos

cocinados y alimentos preparados.

• Lavar las manos, cuchillos, utensilios y tablas de corte tras manipular alimentos crudos.

• Calentar los alimentos sobrantes o los preparados hasta la emisión de vapor.

  • Además se recomienda evitar los siguientes productos durante el embarazo:

• Salchichas, fiambres y embutidos, a menos que estén cocinados.

• Quesos como feta, brie y camembert, queso azul o blanco, a menos que estén procesados con leche pasteurizada.

• Patés para untar refrigerados.

• El consumo de moluscos crudos, pescado crudo (tipo sushi, surimi, tarama…) y pescados ahumados (salmón, trucha…).

• Leche cruda (sin pasteurizar) o alimentos que contengan este tipo de leche.

Y qué pasa durante la lactancia?

La lactancia materna no supone ningún riesgo para el bebé cuando la madre ha contraído esta enfermedad, ya que no se transmite a través de la leche. Como mucho, lo que podría pasar es que la madre no estuviera en condiciones de cuidar a su bebé, en cuyo caso lo ideal sería buscar asesoramiento en personal experto en lactancia.

Espero haberte ayudado, informado y tranquilizado!😉

 Fuentes:

Listeria y embarazo: a propósito de un caso

Listeria and pregnancy: a case report

Laura Isabel Gramage-Córdoba1, Adalberto Asins-Cubells2, Patricia Chamón-Moya3, Carlos Llopis-Coloma4

1Matrona. Centro de Salud de Chelva (Valencia). 2Matrón. Hospital de Sagunto (Valencia).

3Enfermera. Hospital Universitario La Fe (Valencia). 4Enfermero. Hospital Universitario de Elda (Alicante)

Food and Drug Administration (FDA). Seguridad alimentaria para futuras mamás: Durante el embarazo – Listeria.

Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Listeria (listeriosis): prevention. Atlanta, 2013. 

Diana Martínez. Matrona. Lactancia materna

Leave a Reply

Your email address will not be published.